Foto 1 de 9   |

MARIANO

Adopción de MARIANO

 ¡Adoptado! el 14-4-2008 por Fuera de España
adoptado
  • Nombre: MARIANO
  • Clase perros
  • Desde 2-1-2008
  • Sexo Macho 
  • Edad  
  • Raza  
  • Tamaño Mediano 
  • Localidad Alicante 
  • ID 91 

Salud

Luxación de rodilla ,tratando los veterinarios. Evoluciona satisfactoriamente , aunque hay que esperar nuevos resultados de las pruebas . El problema de Mariano es de nacimiento , hay riesgo de que sus patitas traseras no crezcan lo suficiente y conforme vaya teniendo mas peso su cuerpo , esto sea un problema para desplazarse. MARZO : Mariano evoluciona mucho mejor de lo esperado , sus patitas han crecido y prácticamente no se nota nada su problema ,anda y camina perfectamente ,baja escaleras y juega como cualquier cachorro. Este cachorro necesita una familia que este dispuesta a darle todo al cariño al que esta acostumbrado en su casa de acogida .Es muy mimoso ,le encanta el contacto de una persona y sentir el cariño. Han de pasar unos meses para que los veterinarios que lo tratan , puedan decidir si es necesaria una intervención , dependerá de la evolución en su crecimiento .  

Descripción

Cachorro encantador , cariñoso y muy tranquilo .
Apadrinado por Sonia B.

Contactar por MARIANO

Solicitud de contacto para MARIANO

Ingrese el contenido de la imagen

comentarios

  1. por: Arabela - 09-03-2008
    1  

    La historia de Mariano

    Entró en nuestra casa de acogida, el día 5 de enero, era una pequeña bolita de pelo, muy tranquilo y algo asustadizo. Apenas caminaba, salía de su cama sólo para hacer sus necesidades y comer. Se alejaba lo justo de su cama, su malformación en las patas traseras le impedía caminar más allá.

    La semana siguiente tuvimos que ir al veterinario para que le hiciera unas radiografías y ver la gravedad de su enfermedad, lo peor estaba por venir, Manuel diagnosticó un acortamiento de los ligamentos traseros, y los huesos de sus patas sin definir, eso significaba que su cuerpo crecería con normalidad pero no sus patas traseras. En un mes se debería de tomar la decisión final, con otra prueba de placas para ver su evolución. O bien se le practicaba una operación de cadera o bien habría que sacrificarlo, ya que sus patas no soportarían el peso del cuerpo.

    Se quedó una semana hospitalizado, en observación. El día 14 de enero, nos lo volvimos a traer a casa, no había evolución y nos temíamos lo peor, pero quedaba la esperanza de que la naturaleza hiciera su trabajo y había que esperar hasta la próxima radiografía.

    Hicimos lo que mejor sabemos hacer en esta casa, darle mucho cariño y mimarle mucho (demasiado). Era nuestro pequeño bebé, así que le hemos consentido casi de todo, subir al sofá, tomarle en brazos, hablarle, hasta cantarle canciones… de locos, pero no sabíamos que otra cosa hacer. Por la noche le estirábamos con cuidado las patitas traseras para ejercitarlas, le sacábamos a la calle para que caminara, le enseñamos a subir las escaleras y poco a poco fue mejorando. Conseguimos que evolucionara el crecimiento de los ligamentos. El veterinario está satisfecho de la evolución, no da crédito a lo bien que está.

    Hoy por hoy camina bien, necesita de unas vitaminas para a base de calcio para seguir fortaleciéndose. Cuando camina mucho tiempo se cansa y o bien se sienta o te pide que lo tomes en brazos para darle mimos, ya sube las escaleras sin dificultad, ahora está perdiendo el miedo a bajarlas, está acostumbrado a convivir con perros y gatos, es tranquilo, siempre que puede está tumbado durmiendo, apenas ladra y sobre todo es muy cariñoso. Sólo pide estar en una casa para que lo cuiden y lo mimen.