El infierno de Bullas

13-03-12

 

Sin agua, sin comida, sin salud, sin esperanza... Así vivían 120 perros en un criadero ilegal en Bullas (Murcia), hacinados, heridos y gravemente enfermos, con el horror y la tristeza en su mirada, un auténtico infierno.

La noticia se dió a conocer el pasado 28 de febrero, cuando el Seprona y la Guardia Civil acudieron al lugar:

"La Guardia Civil de la Región de Murcia, en colaboración con personal del Servicio de Sanidad Animal de la Dirección General de Ganadería de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, ha desmantelado en la denominada operación “REHALA”, un albergue ilegal de perros en el término municipal de Bullas.

En las instalaciones, un terreno cercado de poco más de 1.000 metros cuadrados situado en una zona rural, se alojaban alrededor de 120 perros de diferentes edades y razas, en su mayoría correspondientes a las variedades que con frecuencia se emplean para el ejercicio de la caza: galgos, podencos, pachones, bretones… Algunos de los animales se hallaban hacinados en pequeños recintos cerrados existentes en el interior del albergue.

En el momento de la inspección de la Benemérita, dos fosas excavadas sobre el terreno servían como depósito a los cadáveres de los animales que iban falleciendo, una circunstancia nada inhabitual teniendo en cuenta la delgadez que la mayor parte de ellos presentaba. De hecho, a la llegada de los agentes al lugar, los canes no tenían acceso a agua y el único alimento del que disponían eran patatas fritas. Algunos de los cadáveres no habían sido aún arrojados a ninguna de las fosas y estaban siendo devorados por otros perros en el interior del albergue.

 

Las instalaciones, que carecían de las preceptivas licencia de actividad y declaración como núcleo zoológico, y que tampoco disponían de un servicio veterinario que supervisara su estado sanitario, eran muy precarias, hasta el punto de que algunos de los animales no contaban con un refugio donde resguardarse de las inclemencias meteorológicas.

Los perros, que presentaban una apariencia esquelética y en algunos casos tenían heridas abiertas, carecían en su mayor parte de las correspondientes cartillas sanitarias caninas y no habían sido vacunados contra la rabia.

En el momento de la inspección, la Guardia Civil constató la muerte de al menos 7 perros en las instalaciones..."

     

Las protectoras de la Región de Murcia encabezadas por la asociación Pro-Setter acudieron a la zona y comenzarón a rescatar perros. Los voluntarios, horrorizados, no daban a basto para atender a tantos animales. Se necesitaba de mucha ayuda. En una primera tanda salvaron a más de 20 perros, pero aún quedaban 70 perros y lo peor: sólo disponían de 24 horas (el día 9 de Marzo) para conseguir sacarlos a todos de aquel infierno, algo que parecía imposible. Se solicitó urgentemente colaboración a protectoras de toda España, e incluso de otros países. Las imágenes que se difundieron por internet, tv y prensa mostrando la dura realidad vivida por, una vez más, víctimas de la caza, no fueron en vano y varias protectoras comenzaron a colaborar.

Desde Asoka hicimos lo imposible para poder acoger y salvar perros de Bullas. Nuestro albergue se encontraba al límite, pues sólo unos días antes se habían rescatado 12 perros de una mujer recientemente fallecida. Pero la situación era urgente, la vida de estos animales dependía de la colaboración de todos.

El día mencionado, 9 de Marzo, acudieron al recinto dos de nuestras voluntarias. A pesar de conocer la noticia y de ya haber visto imágenes, jamás se imaginaron hasta qué límites podía llegar aquella situación. Perros sin fuerzas para mantenerse en pie, con patas rotas, heridas abiertas, delgadez extrema, innumerables garrapatas y pulgas por todo el cuerpo, excrementos a cada paso que daban, cráneos y demás huesos de otros compañeros fallecidos por todo el recinto.... Realmente aquello era peor que el propio infierno...

Pero lo imposible, se hizo posible, y todos los perros que quedaban en el lugar fueron salvados.

Asoka ha acogido a cinco perras: tres galgas y dos podencas. Desnutridas, con heridas, llenas de parásitos, con el horror vivido en sus miradas, no saben aún muy bien que está pasando. Pero desde Asoka vamos a hacer todo lo posible por ellas.

A partir de ahora comienza su nueva vida, una vida digna, una vida en la que esperamos pronto alcancen la felicidad plena cuando encontremos para ellas una verdadera familia. Estamos seguros de que cuando tengan un hogar podrán olvidar el infierno que vivieron en Bullas.

 

Ellas son:

Bully - Una preciosa podenca marrón, la cual tenía un tremendo bulto en la zona de la cadera. Temiamos que fuera un tumor, pero por "suerte" era un abceso, posiblemente de dormir toda su vida en un frio y duro suelo, o de alguna vieja herida la cual había ido acumulando líquido en su interior. Tras la primera visita al veterinario,sacaron todo el líquido, sangre y pus que llevaba acumulando no sabemos cuánto tiempo. Ahora se recupera en nuestro albergue en una cama blandita y llena de mantas.

                                           

 

Sunny - Otra podenquita peludita. Todavía estamos a la espera de los resultados veterinarios, ya que cojea de una de las patas delanteras. No sabemos si será de algún golpe o tal vez alguna pelea con algun compañero por algun trozo de "patata frita"...su único alimento... Sunny está ahora a salvo en Asoka esperando su 2ª oportunidad.

 

Zaira - Una galga de gran porte, pero a la cual le cortaron las orejas a cuchillo o tijeras. ¿Por qué? ¿Qué fin tiene mutilar esa parte del cuerpo a un animal? Jamás lo comprenderemos...

                                                             

 

Celia y Chyntia - Dos preciosas y frágiles galguitas. Tienen mucho miedo, algo normal sabiendo de dónde vienen. Muy delgaditas y con heridas por todo el cuerpo,  sabemos que pronto se recuperarán de estas heridas físicas; lo que lamentablemente no sabemos es cuánto necesitarán para recuperarse psicológicamente. Necesitan a alguien que les dé el tiempo necesario para volver a confiar en los humanos.

Celia

     

 

Chyntia

      

 

Nosotros no olvidaremos ni el infierno de estos perros, ni el de muchos otros que nos llegan a diario.

Nuestra lucha sigue. Nosotros somos su voz.

 

Podéis ver más fotos en nuestro albúm de Facebook  "EL INFIERNO DE BULLAS (MURCIA) - OPERACIÓN REHALA

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.404190862930987.111670.100000202298081&type=3

 

 

II Concurso de Fotografía Asoka el Grande Consigue tu décimo ¡date prisa!